Seleccionar página

Antes de retomar el Dakar 2017 vamos a hablar un poco sobre las diferencias que hay entre esta edición y las anteriores. Marc Coma ha querido dejar su huella desde su papel dentro de la organización para recuperar la esencia del Rally, retomando las riendas de la navegación pura y haciendo que colateralmente sea más duro que en años anteriores. Dejando al margen las enormes distancias y alturas de hasta 5.000 metros.

La influencia del ex piloto en la elaboración del trazado del Dakar 2017 ha sido uno de los aspectos más comentados por todos los pilotos antes de disputar la prueba. Pero no sólo se ha modificado el recorrido, sino que el propio funcionamiento del GPS se ha visto retocado para que los pilotos sean menos endureros y más dakarianos.

En las anteriores ediciones, el GPS (Global Positioning System) era capaz de memorizar todos los kilómetros recorridos por pilotos del Dakar. Cada kilómetro avanzado quedaba almacenado por el aparato, lo que permitía a los pilotos corregir su camino si se habían equivocado y, por lo tanto, perder el menor tiempo posible.

Pero este año la organización ha complicado todavía más el rally suprimiendo casi por completo la memorización del track en el GPS. Ahora, los pilotos se las tendrán que apañar sólo con el último kilómetro recorrido para subsanar los errores a base de orientación pura. Con esta medida, los pilotos tendrán que poner a punto su sentido de la orientación si no quieren perderse entre las dunas de Sudamérica.

Pin It on Pinterest